La Crassula Tetragona, es una planta suculenta de tipo arbustivo, nativa de la África Austral

Crassula Tetragona – Pino miniatura

La planta, de crecimiento medio, puede alcanzar 1 metro de altura aproximadamente, en forma de arbusto

Familia Crassulaceae
Subfamilia Crassuloideae
Género Crassula
Especie Tetragona

 

La Crassula Tetragona o pino miniatura, es una hermosa y exótica planta suculenta nativa de la sub región Austral del continente africano. Se caracteriza por la peculiar forma tubular de sus hojas verdes y su tamaño arbustivo, lo que la hace muy demandada todo en el mundo.

Su capacidad de adaptarse a las variantes climáticas y fácil cuidado, hicieron posible que se pudiera ser extendida en Europa a partir del siglo XVI, y desde allí al resto del mundo, siendo una de las suculentas más conocidas de la actualidad.

La planta, de crecimiento medio, puede alcanzar 1 metro de altura aproximadamente, en forma de arbusto.

Sus hojas perennes, de color verde y en forma de aguijón o aguja recurvada hacia arriba, crecen en pares y de forma alternada alrededor del tallo central, lo que se le conoce en botánica como Filotaxis .Éstas pueden llegar a medir entre 1 y 5 cm de longitud por 1 a 4 mm de ancho, dependiendo de su posición y edad.

El epíteto de su nombre, “Tetragona”, proviene precisamente del ciclo foliar que hemos mencionado antes, y porque la disposición de sus hojas está orientada simétricamente hacia cuatro puntos opuestos, tal como la brújula: Norte, sur, este y oeste.

Posee un tallo central, de color marrón y corteza leñosa, con pocas ramificaciones, aunque cuando se poda, producen ramas de los nudos del tallo, que posteriormente se convierten en ramas, y así los jardineros le dan forma de bonsai o pino.

Cuidados de la Crassula Tetragona

La Crassula Tetragona, no requiere de cuidados complejos, aunque sí algunos básicos, sobre todo en la prevención de enfermedades fúngicas, producto del exceso de riego y,  la cochinilla, un insecto parásito que se alimenta de la savia de las plantas, debilitándolas y enfermándolas.

La cochinilla algodonosa, es un insecto plaga que ataca las plantas cuando están vulnerables o débiles

Este insecto es considerado por algunos botánicos y agricultores como un biomarcador, pues llega a nuestras plantas cuando estas tienen alguna debilidad o estrés, empeorando aún más la salud de la planta.

Así que, una manera de evitarlas, además de los productos químicos o biológicos, es proporcionándole las siguientes condiciones ideales a la planta para que crezca sana y fuerte:

Iluminación

El pino miniatura, debe estar expuesto a la luz directa del sol por lo menos 6 horas al día, cuando ya está en edad adulta

A esta planta le gusta la luz del sol, sin embargo se aconseja que no sea durante todo el día, o por lo menos evitando las horas de mayor incidencia de los rayos ultravioleta. En ese sentido, podrá ubicar su planta en una semi sombra, donde puedan llegarle al menos 6 horas al día de sol.

Temperatura

Tal como la mayoría de las suculentas, la Crassula Tetragona, no resiste las heladas. Aunque pudiera resistir a temperaturas mínimas de -1 °C, durante un tiempo muy corto, lo más recomendable es que su hábitat esté entre los 8 y 10 °C, lo que le reportará grandes beneficios que se verán expresados en su salud y crecimiento.

En cuanto a las temperaturas cálidas, la suculenta puede adaptarse a las temperaturas que el hombre pueda soportar, por lo que no será un problema en los días de verano.

Humedad

El pino miniatura puede estar expuesto a la humedad ambiental, sin embargo, cuando existe poca evaporación del agua producto de las bajas temperaturas, humedad alta y poca iluminación solar (Invierno), pueden generarse enfermedades fúngicas, o debilitarse, atrayendo entonces a los insectos plaga que mencionamos antes.

Solo en esos casos, es recomendable que la humedad exterior y en el sustrato, sea lo más baja posible.

Riego

A lo anteriormente dicho, añadimos que en invierno también se debe reducir las dosis y frecuencia de riego a su pino miniatura, para evitar que las raíces estén expuestas a largos períodos en presencia de humedad, puesto que de lo contrario, sus raíces se pudrirían, como la mayoría de suculentas en este período estacional.

Sin embargo, en las demás estaciones climáticas, deberá regar con generosidad, pero solamente cuando el sustrato se haya secado en su totalidad.

Sustrato y abonado

El sustrato es el elemento más importante de todos, pues tanto el que requiere la Crassula Tetragona, así como la mayoría de suculentas, debe ser permeable, es decir, que tenga muy pocas propiedades de retener el agua y la humedad.

El suelo, entonces, debe ser franco – arenoso. Esto quiere decir que debe contener partes equilibradas de sustrato orgánico, junto con arcilla y arena, pero con mayor proporción en esta última.

Adicionalmente de esto, también se recomienda agregar otros elementos que harán más ligero, como lo es mantillo de hojas y gravilla o piedra pómez picadas. Esto le ayudará al sustrato a no compactarse, permitiendo que un mayor crecimiento radical.

En cuanto a la fertilización, la planta puede ser fertilizada 1 o 2 veces al año, aplicando tanto fertilizantes sintéticos de forma diluida, como orgánico compostado. Siga las recomendaciones del fabricante para el uso correcto del mismo.

¿Cómo reproducir la Crassula Tetragona?

La mejor forma de reproducir esta planta es mediante sus hojas y esquejes (reproducción asexual), aunque en este último, se tiene mayor porcentaje de éxito y rápido crecimiento.

El método para reproducirla, aplica tanto para hojas como esquejes, y consiste en el corte y separación de una hoja o parte superior del tallo que esté en crecimiento, con un cuchillo o tijera de podar previamente esterilizado.

En la punta de esta rama, podada para reproducción, crecen nuevas ramas de la Crassula Tetragona, dándole forma de bonsai

Posteriormente, la parte que ha sido separada, se guardará o colocará en un lugar fresco, oculto de la luz del sol, por 2 o 3 días, para que se forme un callo en la herida y esto selle la posibilidad de entrada de patógenos al interior de la planta.

Posteriormente, se procede a plantar en el sustrato, compactando suavemente con las yemas de los dedos, y finalmente un poco de agua alrededor del tallo u hoja, dejándolas por un tiempo en un lugar con luz solar filtrada o semi sombra.

Tome en cuenta que para mayores posibilidades de éxito, es preferible hacer el trasplante en época de primavera u otoño.

Flores del pino miniatura

En el período de floración, acuden a la suculenta múltiples insectos polinizadores

Las flores de la Crassula Tetragona, de color blanco crema, son muy diminutas. Crecen en ramilletes al final de un tallo durante la época de verano, atrayendo diversos insectos polinizadores para la fecundación de sus órganos (masculino y femenino) presentes en cada flor.

Finalmente, con estos sencillos cuidados, usted podrá tener una Crassula Tetragona, sana y libre de plagas, embelleciendo los espacios de su hogar, lugar de trabajo  o jardín.