La Echeveria Agavoides es una planta endémica de México

Echeveria Agavoides – Cera moldeada o Agave de cera

Ficha de la Echeveria Agavoides

Familia Crassulaceae
Subfamilia Sempervivoideae
Tribu Sedeae
Género Echeveria
Especie Agavoides

 

La Echeveria Agavoides es una planta crasa de origen mexicano que crece solitaria y en forma de roseta. Los coleccionistas y botánicos la buscan por sus hojas color verde y puntas rojizas cuando se expone a la luz del sol, además por el espectáculo de sus flores. ¿Quieres aprender más? Acompáñanos hasta el final de interesante artículo.

La Echeveria Agavoides, también conocida como ‘Cera moldeable’ o ‘Agave de cera’, entre otros nombres. Es endémica de los estados Hidalgo, Durango, Guanajuato y San Luis de Potosí, caracterizados por tener regiones de climas seco o semi seco.

Pertenece a la familia de las Crassulaceae  y las Sempervivoideae (o siempre vivas), lo que les ha permitido adaptarse a las condiciones extremas del clima para mantener sus reservas de agua y ritmo de  crecimiento.

Posee hojas suculentas, perennes, de color verde y en forma triangular. Cuando está en la sombra, sus ápices pueden contener colores oscuros, pero cuando se expone a la luz solar durante varias horas, su ápice y bordes laterales de las hojas, se tornan rojos. La planta puede crecer de 12 a 15 cm de alto por 20 a 25 (o más) de diámetro.

Cuidados de la Echeveria Agavoides

Los insecticidas orgánicos pueden ser muy útiles cuando se tiene las primeras evidencias de afectación de plagas

Los cuidados de la Cera moldeable no suelen ser muy complejos. De hecho, están adaptadas a climas calurosos y sequías intensas. Sin embargo, es bastante susceptible al exceso de humedad, lo que desencadena en una serie de problemas.

Por otra parte, entre los enemigos naturales, figura la cochinilla y el pulgón, que aunque en diferentes localidades se les conoce como uno solo, son diferentes y cada uno afecta la planta succionando de su savia. En algunos casos estos insectos puede estar contaminados con algún virus, hongo o bacteria, y es allí cuando la planta enferma y muere.

Pero ese tipo de plagas son fácil de controlar, y generalmente aparecen cuando la planta tiene algún signo de debilidad. Sea por desnutrición, estrés hídrico, exceso de humedad o sombra. Los insecticidas orgánicos pueden ser muy útiles cuando se tiene las primeras evidencias de afectación de plagas.

A continuación algunas recomendaciones para mantener su planta sana y libre de plagas:

Iluminación

Cuando la planta recibe luz solar, va a desarrollar esa pigmentación roja en el ápice y bordes en las hojas

El Agave moldeable es una planta que crece entre las rocas, a la sombra de un peñasco o en asociación a otros arbustos de mayor tamaño. Esto es así porque la planta puede vivir a la intemperie, pero protegida parcialmente del  sol.

En un ambiente controlado, como el interior del hogar, oficina o jardín, su planta debe estar expuesta a la luz brillante, o a la luz del sol durante las primeras horas de la mañana, así como las últimas de la tarde, o en un jardín con una malla-sombra. Si no recibe suficiente luz brillante, la planta se estirará en busca de una fuente adecuada para hacer su fotosíntesis.

Por otra parte, cuando la planta recibe luz solar, va a desarrollar esa pigmentación roja en el ápice y bordes en las hojas, característico de esta especie

Temperatura

La planta resiste los días cálidos y también las semi heladas de hasta -3.9 °C. Sin embargo, las temperaturas mínimas óptimas para la suculenta está entre los 8 y 10°C.

Humedad

Esta suculenta proviene de un clima semi-árido, donde por lo general la humedad es baja por las escasas precipitaciones en el año.

No debe ser establecida en ambientes oscuros y húmedos, ya que pronto se debilitará y será el blanco de insectos como la cochinilla y los pulgones.

Por tanto, debe estar alejada de humidificadores y  ventanillas del aire acondicionado, a fin de evitar la condensación del agua en sus hojas y cuello de la planta.

Riego

La Echeveria Agavoides no es una planta que deba regar varias veces por semana para que se mantenga viva. Sin embargo, usted podrá saber que la misma puede ser regada cuando el sustrato se haya secado por completo.

No es que le animemos a escarbar en la tierra todo el tiempo para revisar que tan húmedas están las raíces. Pero sí debe conocer cuánto dura la humedad en la maceta, ya que así podrá establecer los días de riego a fin de que esta no sufra de estrés hídrico por carencia o exceso de agua.

Eso si, en los días de lluvia o heladas, la planta debe llevarse adentro para evitar afectar el equilibrio que requiere para vivir sana.

Sustrato y abonado

El sustrato de las suculentas debe ser franco - arenoso, para que sea lo más permeable posible

La clave de un buen drenaje del agua en las macetas es el sustrato. Este debe estar compuesto por el sustrato orgánico, que contienen los macros y micros nutrientes, arena y suelo limoso en menor proporción.

Además de otros elementos como perlita y piedra pómez, que permiten  drenar el agua en exceso, absorber la humedad para liberarla lentamente junto con sus nutrientes, oxigenar el suelo y darle una textura ligera para favorecer el crecimiento de las raíces.

En algunas tiendas y viveros es común encontrar sustrato para cactus preparado. En ese caso, podría emplear 3/4 parte de este para mezclarlo con 1/4 de sustrato universal para plantas de jardín, la perlita y piedra pómez.

Ahora bien, en cuanto a la fertilización, como se trata de una suculenta de crecimiento lento, no debe exceder la aplicación de más de 2 veces por año. El abono para plantas suculentas debe aplicarse diluida en el riego, procurando no mojar las hojas.

¿Cómo reproducir la Echeveria Agavoides?

Al separar o cortar del tallo las hojas o hijuelos, debe dejarlos cicatrizar antes de plantarlos, de 3 a 5 días

El modo más común y natural para propagar esta planta, es separando las compensaciones o hijuelos de la madre, que van creciendo a un lado de la roseta, del tallo central donde nacieron todas las hojas.

También, a través de esqueje o cormo superior de la planta, esquejes de hojas y semillas.

Como en todas las suculentas, al separar o cortar del tallo central las hojas o hijuelos, debe dejarlos cicatrizar al aire libre antes de plantarlos, de 3 a 5 días. Aunque no nos crea, ¡realmente a su planta no le pasará nada!

Y por supuesto, tendrá más posibilidades de éxito si practica estas técnicas de reproducción en primavera, cuando las plantas tienen mayor actividad vegetativa.

Flores de la Echeveria Agavoides

La Echeveria agavoides produce un aproximado de 5 botones florales por cada infloración.

La Cera moldeable produce en la época de verano, inflorescencias que son todo un espectáculo de ver. Sus pétalos son de color rojo claro, rosado o anaranjados, seguidos por el color amarillo, en el interior o en el borde exterior de cada flor.

Las flores crecen al final de un largo y fino tallo de aproximadamente 30 cm de longitud.

Variedades

Esta especie tiene un conjunto de variedades e híbridos, que han calado muy bien en el sector comercial, que se distinguen de la Agavoides por el color de sus hojas, tamaño y grosor de las mismas.

La Echeveria Agavoides Romeo Rubin

Entre las muchas variedades que existen, destaca la Echeveria Agavoides Romeo Rubin. Una variedad caracterizada por sus hojas de color rojo púrpura intenso, de 12,5 cm de alto por 20 de diámetro, y realmente es un espectáculo verla.

Mientras que la Echeveria Agavoides Red Edge, presenta un color verde manzana que contrasta con sus bordes y ápice de color rojo intenso.

En definitiva, la Echeveria Agavoides es una planta que realzará la belleza de su jardín suculento. No pasará nunca desapercibida y todos querrán admirar su belleza.