Haworthia Cymbiformis ó Haworthia Barco

La Haworthia Cymbiformis suele crecer por debajo del suelo, mostrando únicamente sus puntas, en las laderas escarpadas montañosas del sur de Sudáfrica

Familia Xanthorrhoeaceae
Subfamilia Asphodeloideae
Género Haworthia
Especie Cymbiformis

 

¿Está en busca de una suculenta de apariencia llamativa, tierna y fuera de lo común? La Haworthia Cymbiformis o Haworthia Barco, reúne esos requisitos para realzar la belleza de sus espacios internos o externos con un enfoque minimalista.

La Haworthia Cymbiformis proviene de la zona sur  y sur-oriente de la República de Sudáfrica, desde East London hasta Port Elizabeth, donde predomina el clima templado, por sus cercanías con las corrientes de aire antártico y oceánico.

Características de la Haworthia Cymbiformis

Esta suculenta es una planta pequeña, de crecimiento lento, que puede llegar a medir 8 cm de alto por 10 de diámetro. No posee tallo, y en su hábitat natural suele crecer por debajo del suelo, mostrando únicamente sus puntas, en las laderas escarpadas montañosas, entre rocas o rodeadas de arbusto de mayor tamaño.

Sus hojas perennes, dispuestas en forma de roseta, son de color verde claro y sus puntas, traslúcidas, cualidad que la hace resaltar cuando recibe buena iluminación.

El epíteto «Cymbiformis» proviene del latín «cymba», que significa «barco»; y «formis» que se traduce «en forma de». Ello debido a su principal característica en sus hojas, semejantes a la proa de un barco (parte delantera).

Cuidados de la Haworthia Barco

Esta haworthia, más que cuidados, requiere de condiciones estables de temperatura, iluminación y humedad para crecer con total normalidad, florear y reproducirse. Basta con que comparta las mismas condiciones de hábitat humana, para crecer sanas.

Por otra parte, no requiere de podas para crecer, y es poco atacada por plagas. Sin embargo, en condiciones de humedad alta y poca iluminación natural, suelen reproducirse cochinillas, pulgones y ácaros, que chupan la savia de la planta y en ocasiones la contagian de alguna enfermedad.

En tal sentido, para evitar el desequilibrio en su medio de vida, siga las sencillas recomendaciones a continuación.

Condiciones: Iluminación, temperatura y humedad

La Haworthia Cymbiformis no debe estar expuesta a luz solar directa

La Haworthia Cymbiformis cuando se tiene en ambientes interiores, debe estar en lugares bien iluminados, donde pueda recibir algunos rayos del sol por la mañana o tarde, como por ejemplo, cerca de una ventana o alféizar. Ello permitirá que la planta pueda hacer su fotosíntesis y crecer.

Si la suculenta es plantada en jardines, asegúrese de ubicarla junto con otras especies, en lugares donde la luz solar sea reducida o filtrada.

No obstante, es preciso que no exceda el número de horas, para evitar que pueda sufrir quemaduras y deshidratarse.

Ahora bien, en su hábitat natural, la planta le sienta bien el clima fresco durante invierno y es resistente a los vientos húmedos durante verano, con temperaturas mínimas de hasta 8 °C y máximas, de hasta 35.

No es resistente a las heladas, por lo que no se recomienda su permanencia en entornos cuyas temperaturas estén por debajo de 5 °C, mientras que en verano, la planta puede resistir las temperaturas más cálidas, con hidratación y buena sombra.

Riego

Tal como la mayoría de las haworthias de sombra, esta suculenta le gusta el agua, siempre y cuando no sea producto del encharcamiento en el macetero. Ya que si esto llegara a ocurrir, comenzaría un proceso rápido de pudrición de raíces que terminaría con la vida de la planta.

Lo recomendable en estos casos es que los riegos sean abundantes, pero solo cuando el sustrato se haya secado en su mayoría.

En tiempos de verano, si la temperatura ambiental es muy elevada, puede aplicar con un rociador o aspersor, un poco de agua directamente sobre las hojas, solo para dar una fina capa de humedad y frescor a la planta. Esto será absorbido posteriormente a través de sus estomas.

Sustrato y abonado

La Haworthia Cymbiformis requiere de un sustrato muy permeable para sobrevivir en su entorno natural. Por lo tanto, esta condición debe prevalecer aún en ambientes controlados, para evitar la ya mencionada, pudrición de raíces.

En ese caso, usted puede adquirir sustrato para cactus y mezclarlo con el que se utiliza regularmente para jardinería, en una proporción aproximada de 70 / 30, respectivamente.

En cuanto al abonado, la planta no tiene altos requerimientos nutricionales, ya que su bajo porte y lento crecimiento no se lo exigen.

Pero si cree que pueda existir una carencia de nutrientes, se recomienda hacerlo una vez por año, de forma diluida, en primavera u otoño. Siga las instrucciones del fabricante, para no acidificar o  saturar el sustrato de minerales.

No obstante, se recomienda reemplazar por sustrato nuevo, cada 2 a 3 años, si no desea optar por la fertilización.

Reproducción de la Haworthia Cymbiformis

Los hijos de la Haworthia Barco deben separarse cuando estos ya tengan raíces

La reproducción de la Haworthia Barco, mayormente es mediante la separación de hijuelos, o compensaciones que nacen de las raíces más gruesas alrededor de la planta madre. Estos pueden ser separados para el trasplante cuando la nueva planta tenga sus propias raíces.

Otra forma de reproducirlos es mediante esquejes u hojas. Luego de haberlas cortado con un cuchillo desinfectado, debe dejar secar por 2 o 3 días, tanto a la madre como a la hoja, para que se produzca un callo y cicatrice la herida. De esta forma no entrarán patógenos al interior de las plantas y se estimulará su crecimiento y reproducción.

Y mediante semillas, cuando estas se hayan secado al aire libre, al menos 3 días, bajo sol indirecto o sombra. Luego proceda a plantar en el sustrato a menos de 1 cm de profundidad.

Recuerde, procure que estas técnicas de reproducción se realicen en un lugar donde se tengan temperaturas cálidas, preferiblemente otoño.

Flores de la Haworthia Barco

Las flores de esta suculenta suelen aparecer en la temporada de verano

En verano, suele crecer un fino y largo tallo de los laterales de la suculenta, con inflorescencias de color blanco pálido y líneas verde oscuro. No suelen tener valor comercial debido a su diminuto tamaño y colores poco llamativos.

Un hecho curioso de algunos jardineros experimentados, es que cuando la planta aún no ha alcanzado el tamaño deseado, le eliminan el tallo de la flor cuando comienza a crecer, para que esta no pierda las energías y nutrientes que suele invertir en la etapa de floración.

Variedades

De esta especie también se han registrado varias sub especies, entre la que destaca la Haworthia cymbiformis f. gracilidelineata, cuyas hojas son más pequeñas, y casi traslúcidas, pudiendo llegar a medir 3 cm de diámetro cada planta.

También resalta la Haworthia cymbiformis var. incurvula, que se destaca por tener hojas más estrechas, curvadas, con dientes redondeados y translúcidos.

Y por último, la Haworthia cymbiformis var. obtusa, que sorprende por tener hojas más gruesas o abultadas, y los bordes de las puntas son más redondeados. Esta planta puede llegar a medir 15 cm de diámetro o más.

En fin, la Haworthia Cymbiformis o Haworthia Barco, es una especie muy demandada para la decoración de espacios interiores y exteriores, que seguramente no pasara desapercibida.