Haworthia Turgida (Aloe Turgida)

La Haworthia Turgida es una planta de cuidados sencillos y gran adaptabilidad

Familia Asphodelaceae
Subfamilia Asphodeloideae
Género Haworthia
Especie Turgida Haw.

 

La Haworthia Turgida, también conocida como Aloe Turgida, es una planta suculenta apreciada por muchas personas por su pequeño tamaño y hermosas hojas carnosas, de color verde y puntas semi translúcidas, que cautivan la atención de cualquiera a primera vista.

Fue descrita y publicada en 1819 por el botánico, Adrian Hardy Haworth, de quien se deriva el género Haworthia, por su contribución a esta rama de la ciencia.

Es originaria de la provincia de Cabo Occidental (Sudáfrica), de regiones montañosas que van desde los 500 a 1500 metros sobre el nivel del mar, con dos estaciones climáticas.

Es una planta de hojas gruesas perennes, de aspecto triangular y recurvado en sus puntas, y que juntas forman una roseta. No posee tallo, pero puede llegar a medir 13 cm de altura por 10 de diámetro en su edad madura.  Ello la convierte en una planta ideal para un macetero de interiores o barbacoas en jardineras.

Cuidados de la Haworthia Turgida

La Haworthia Turgida presenta diferentes tonalidades de acuerdo a la temperatura y exposición directa al sol

La Haworthia Turgida requiere pocas atenciones como  son una  iluminación adecuada, humedad, riegos, temperatura y el tipo de suelo, entre otros, para evitar la formación de enfermedades, marchite o que se torne vulnerable a plagas.

Iliminación

A diferencia de otras Haworthias, la Aloe Turgida, le gusta el sol directo e indirecto, pero no prospera bien en ambientes oscuros.

En este caso, deberás ubicar tu suculenta en un lugar donde pueda recibir alrededor de 6 horas al día de sol directo, en caso de que la plantes en un macetero para interiores.

Una buena sugerencia sería el marco de una ventana, y preferiblemente orientado hacia el sur, en caso de que estés ubicado(a) en Europa, Norte América, o Norte de Asia. Si te encuentras en el hemisferio sur, debes orientar tu suculenta en algún lugar expuesto hacia el norte.

Temperatura

Los veranos en Cabo Occidental son cálidos, pero no intensos, debido a los vientos refrescantes que vienen de la región sur del Atlántico, cuya temperatura máxima promedia entre los 26 a 30°C. Sin embargo, su planta podrá adaptarse bien a temperaturas más altas siempre que tenga equilibrio de no estar sobre expuestas a los rayos del sol.

Por otra parte, en invierno, la temperatura mínima promedio  es de 8 °C, por lo que no son resistentes a las heladas. No obstante, algunos botánicos reportan que estas han podido resistir por  períodos muy cortos, fríos de hasta -1.0 °C.

Sin embargo, para darle mejor calidad de hábitat a su planta, con que la ubique en lugares con temperaturas mínimas de 10°C, será suficiente, y su Turgida se lo retribuirá con belleza y crecimiento saludable.

Humedad

La Aloe Turgida habita en los bosques húmedos de Cabo, de abundantes lluvias, por lo que requiere de humedad exterior y en el sustrato para vivir. No obstante, debe tener un equilibrio en el riego para evitar enfermar la planta.

Riego

Como mencionamos antes, a la Aloe Turgida le gusta el agua, pero no de forma permanente. Para evitar esto, hay que asegurarse de regar cuando la planta lo necesita, es decir, una vez se haya secado gran parte de la humedad del sustrato, y así evitar  encharcamientos que promueven la pudrición de raíces.
Para revisar la humedad, usted puede escarbar en un extremo alejado de las raíces de la planta, para determinar si el sustrato aún está mojado o no. O puede introducir un palillo o paleta de madera, y si este sale con muy pocos residuos de tierra, entonces, es momento de regar.
No obstante, en verano la planta entra en un estado de inactividad. En esta época debe disminuirse el riego y estar atentos a que tenga la humedad necesaria para que no se deshidrate. Y en invierno, sobre todo en lugares donde las bajas temperaturas hacen que la evaporación sea mínima, también debe regarse con menor recurrencia y cantidad que en primavera y otoño.
También puede probar, tras un día caluroso, regar con un rociador o spray, sobre las hojas de la suculenta, lo suficiente para humedecer la superficie, lo que la refrescará y le permitirá absorber humedad a través de sus estomas.

Sustrato y abonado

La combinación de elementos para el sustrato debe ser equilibrado

La planta prefiere sustratos permeables, livianos y ricos en materia orgánica. Usted puede prepararlos juntando una proporción equilibrada de mantillo de hojas, turba rubia y arena de sílice. O si no, puede adquirir un sustrato para cactus y mezclarlo con el que se utiliza regularmente para otras plantas, y agregarle trozos diminutos de piedra pómez y gravilla de río lavada.
Por otra parte, el requerimiento de fertilización de esta planta, por ser pequeña y tener crecimiento lento, es bajo, por lo que se recomienda fertilizar una mínima cantidad, una o dos veces al año con fertilizante diluido en el agua del riego. Normalmente en primavera y otoño.

¿Cómo reproducir la Haworthia Turgida?

Esta planta produce hijuelos alrededor de la roseta principal, los cuales usted podrá separar de su madre una vez ya tengan algunas raíces y varias hojas para garantizar su subsistencia.
Por lo general, estas técnicas de jardinería se realizan en primavera, cuando las plantas alcanzan un máximo de actividad vegetativa, y aprovechan más los nutrientes del suelo.

Flores de la Aloe Turgida

La suculenta suele producir en primavera, un tallo único muy fino, de unos 20 cm, y en su terminal agrupa inflorescencias de color banquesino con una raya verde claro o rosada en el centro de los tépalos.

Se trata de flores sin valor comercial, por su diminuto tamaño y color poco llamativo.

Curiosidades

Algunas personas suelen confundir la Haworthia Turgida con la Haworthia Cooperi, sin embargo, aunque ambas tengan apariencia translúcida en sus hojas, la Cooperi tiene otros elementos distintivos bien definidos que la separan de esta y sus variedades.

Variedades

La Haworthia turgida posee otras variedades que se diferencian de ella en las tonalidades del color, tamaño y aspecto

Existen otras variedades de la suculenta, como la Haworthia turgida var. longibracteata, que crece en altitudes de 0 a 500 metros sobre el nivel del mar, que se diferencia de la anterior por sus hojas más alargadas en sus puntas, formaciones translúcidas más grandes y mayor tamaño.

Por otra parte, también está la Haworthia turgida var. suberecta Poelln, que posee hojas con puntas redondeadas que afiladas, es de  color verde a púrpura y tiene manchas diminutas de color verde claro.

Finalmente, la Haworthia Turgida, aunque requiere de ciertos  cuidados, son mínimos en comparación con los que necesitan de otras plantas para crecer y desarrollarse. Su contribución en el embellecimiento de sus espacios internos o externos, es sencilla y permite que se le pueda combinar con otras plantas suculentas para matizar y contrastar con sus hermosos colores.