La Haworthia Retusa, es una de las más populares de este género

Haworthia Retusa

La Haworthia Retusa es una planta de fácil cuidados y adaptabilidad

Familia Xanthorrhoeaceae
Subfamilia Asphodeloideae
Género Haworthia
Especie Retusa

 

La Haworthia Retusa, es una planta suculenta originaria de Sudáfrica, reconocida por su contribución a la jardinería y decoración de ambientes bajo enfoque minimalista. Su pequeño tamaño, adaptabilidad, rusticidad y fácil cuidado, hacen posible su cultivo en macetas o jardines en muchas partes del mundo.

Pertenece a la familia de las Asphodelaceae y, en su estado maduro, puede llegar a medir entre 4 a 5 cm de largo y 5 de diámetro.

Sus hojas de color verde pálido, de forma triangular, suaves y semi-traslúcidas, presentan un inusual aspecto grueso, alcanzando los 4 cm de largo por 2 de ancho.

Desde pequeña, esta planta va creciendo en forma de estrella o roseta, lo que le confiere un aspecto bastante distribuido y geométrico, capaz de realzar por si sola en espacios interiores como oficinas u hogares, y en exteriores, en macetas o jardineras.

Cuidados de la Haworthia Retusa

La Haworthia Retusa es nativa de Riversdale, población ubicada en la Provincia del Cabo Occidental de Sudáfrica, que posee un clima mediterráneo, de dos estaciones: Verano e invierno

Se le puede encontrar semi-enterrada en la superficie del suelo y asociada con otras plantas de mayor tamaño, lo que indica que no es totalmente resistente a los rayos del sol de forma directa.

No obstante, en ambientes interiores, debe estar dispuesta en lugares bien iluminados o donde pueda captar algunas pocas horas de luz solar, como ventanas o terrazas.

Esta especie, también refleja varias necesidades que tienen otras plantas suculentas, entre ellas, que no requiere de abundante agua para crecer. De hecho, para su desarrollo vegetativo y foliar, solo basta un riego cada 3 a 5 días la tierra, y esperar hasta que seque para repetir el ciclo.

Riego y humedad

Haworthia Retusa para regar
La Haworthia Retusa debe ser regada una vez se haya secado por completo el sustrato

El drenaje del agua es uno de los puntos más importantes en el cuidado de la planta, dependiendo del tipo y textura del sustrato. Este no debe permanecer muchos días muy mojado, pues comenzarían a proliferar ciertas bacterias y hongos naturales del suelo, que atacarán las raíces de la Haworthia Retusa hasta podrirlas.

Por este motivo, se le debe regar con una moderada cantidad de agua solo si ya el sustrato o cuelo se encuentra totalmente seco.

Temperatura

Aunque esta suculenta es bastante resistente a los cambios de temperaturas, se la ha visto resistir hasta los 0 °C en cortos períodos de tiempo. Sin embargo, no tolera fríos por debajo de -1 o -2 °C, ya que ocasionan daños en sus tejidos vasculares y depósitos acuosos ubicados en sus hojas.

En ese sentido, se recomienda mantener la planta en un lugar donde las temperaturas mínimas oscilen entre los 7 y 10 °C, para que no sufra daños en sus tejidos acuosos.

¿Cómo reproducir la Haworthia Retusa?

La Haworthia Retusa se multiplica por medio de compensaciones, hasta poblar el espacio a su alrededor

Una de las bondades de esta especie es su fácil y rápida reproducción. Cuando la planta llega a su edad adulta, luego de su etapa de floración, comienza a producir hijos que salen desde el tallo central y se abren camino hacia un lado para independizarse de la madre y repetir el ciclo.

No obstante, separar estos hijos puede ser difícil al estar entrelazado con las raíces de la planta madre, sus hojas y tallo. Por eso es recomendable separarlos cuando el tallo mida al menos 2 o 3 cm de longitud, tiempo en el que el hijo desarrollará sus propias raíces.

La segunda manera de reproducirla, es mediante una de sus hojas, cortadas en el punto donde se une al tallo. Luego de practicar ambos procedimientos, no se siembra inmediatamente, sino hasta después que se forme un callo o cicatriz en el punto del corte. Así se evitará la entrada de algunos patógenos naturales del sustrato que puedan enfermar la planta.

Hasta entonces podrá plantarla en el sustrato, cuidando que no regar agua en exceso y protegido de la luz solar directa.

Por último, la temporada más indicada para la reproducción de plantas, y en especial la Haworthia Retusa, es en primavera y verano, con un buen sustrato y las condiciones adecuadas de humedad. Así garantizará el éxito de su cultivo y reducirá el estrés natural que tiene este proceso en las plantas.