Haworthia Truncata – Dientes de Caballo

Familia Xanthorrhoeaceae
Subfamilia Asphodeloideae
Género Haworthia
Especie Truncata

 

¿Sueña con una planta fuera de lo común, que llame la atención y tenga una belleza única? La Haworthia Truncata, conocida comúnmente como la suculenta Dientes de Caballo, reúne todas esas características. Puede estar seguro(a) que toda persona tendrá algo que decir de ella, por su apariencia rústica y a la vez delicada, que despierta múltiples sensaciones a la vista y tacto.

Es originaria de la República de Sudáfrica, especialmente de Cabo Occidental, en el sur oeste del Pequeño Karoo, una región de variada vegetación, suelos fértiles y abundantes lluvias, pero que también comparte características del Gran Karoo, una zona desértica ubicada más al norte, donde predominan las temperaturas extremas de calor y frío.

La Haworthia Truncata es una planta suculenta, de hojas perennes,  color verde grisáceo, sin tallo, que crecen desde la raíz en forma de abanico, divididas en dos grupos de hojas y dispuestas de forma contraria. Su principal característica es notable en la parte superior de cada hoja, pues tiene una terminación totalmente abrupta, tal como si fueran cortadas de forma transaccional, y su color allí es transparente.

Es una planta de crecimiento lento, que puede llegar a medir de 15 a 20 cm de altura con el paso de los años. La textura de las caras laterales de las hojas, es áspera y verrugosa, mientras que en el ápice transparente, es lisa, de allí que genere sensaciones en algunas personas. Sin embargo es una planta totalmente inofensiva y no tóxica.

Un dato curioso de su epíteto, «Truncata», que proviene en latín «trunco», y significa «mutilado», precisamente por su principal característica en el ápice de las hojas.

Cuidados de la Haworthia Truncata

Como la mayoría de las Haworthias, no requieren de muchos cuidados. En su hábitat natural sus enemigos, además del hombre, son los animales herbívoros, que la buscan por ser fuente de agua y nutrientes.

Sin embargo, la Dientes de Caballo desarrolló una capacidad de retraer sus raíces para ocultar sus hojas cuando están expuestas al sol directo, dejando expuesto solamente el ápice, como una ventana para realizar la fotosíntesis. Por esta razón se les dificulta encontrarlas.

No obstante, su cultivo en jardines o interiores, requiere algunas condiciones básicas para evitar enfermedades fungosas, desbalance hídrico o nutricional, y cochinillas, una plaga que crece en ambientes húmedos y se alimenta de la savia de la planta.

Iluminación

La Haworthia Truncata requiere de unos cuidados mínimos pero importantes, para garantizar su longevidad

Como mencionamos antes, la Dientes de Caballo, habita en una región de abundante vegetación, y crece por lo general en asociación con arbustos, entre las rocas, que la protegen de luz solar durante varias horas del día. Sin embargo, en tiempos cortos, recibe los rayos del sol y ello le hace bien.

En ese sentido, la planta puede ser cultivada en ambientes interiores, pero bien iluminados, y donde le puedan llegar rayos del sol durante algunas horas del día.

Temperatura

Por su hábitat de origen, la Haworthia Truncata logró adaptarse a las temperaturas extremas, de 1°C por la noche hasta 38 o 40°C. Sin embargo, la planta no resiste heladas que se ubiquen por debajo de -1°C, pues sus tejidos tanto carnosos como vasculares, se dañan si permanece en estas condiciones por muchas horas.

En caso contrario, la planta estará bien cuidada si su temperatura mínima se ubica por encima de los 10°C, y lo recompensará mostrando un aspecto vivo permanentemente.

Riego

A diferencia de otras suculentas, a esta haworthia le gusta un poco más la humedad, pues no pertenece a un desierto, sino a una región de abundante vegetación. En ese sentido, es recomendable regarle de forma regular en verano, para evitar que sufra de estrés hídrico, sobre todo en los días más calurosos y cuando observe que el sustrato se haya secado en la superficie.

Por otra parte, durante otoño, invierno y primavera los riegos deben realizarse una vez se haya secado la humedad total del sustrato. Entonces la cantidad de agua a colocar es mucho menor que en verano, con la finalidad de evitar que proliferen ciertos hongos que pudren las raíces.

Humedad

Además de lo anteriormente dicho, también es aconsejable mantener la planta alejada de los humidificadores, pues favorecerán la aparición de hongos en la planta, o plagas como la cochinilla, que se alimenta de la savia y  debilita progresivamente la salud de la Truncata.

Asimismo, su Dientes de Caballo no debe estar situada cerca de la calefacción, pues la humedad del sustrato se evaporará muy rápido y no tendrá disponible para abastecer sus reservas cuando lo necesite.

Sustrato y abonado

La Dientes de Caballo debe tener un sustrato con una proporción equilibrada de arena de sílice, mantillo de hojas y turba rubia.

El tipo de sustrato está muy relacionado con la frecuencia del riego, por este motivo debe ser permeable, que impida el encharcamiento de agua. Para ello requerirá una proporción equilibrada de arena de sílice, mantillo de hojas y turba rubia.

Si no conoce dónde adquirir elementos, puede adquirir el abono para suculentas en el vivero. Adicionalmente puede añadir, piedra pomez picada o gravilla de río lavada, para lograr mayor textura y permeabilidad del agua. Por su puesto, debe asegurarse que las macetas o barbacoas en el que se sembrarán estas plantas, deben detener un orificio de drenaje.

¿Cómo reproducir la Dientes de Caballo?

La reproducción asexual, por hojas o grupo de hojas, es el método más conocido.

La reproducción de la Haworthia Truncata no es difíciles de lograr, pero requiere de mucha paciencia, pues el crecimiento de estas plantas es bastante lento, y puede tomar varios años para ver una planta desarrollada en su totalidad.

En la reproducción asexual, mediante hojas, o con la parte superior de la planta (grupo de hojas), se inicia con la separación de la parte que deseamos multiplicar, y seguidamente dejamos aparte, en un lugar libre de insectos y sombreado por uno o dos días, hasta que la parte afectada haya formado una capa callosa, que le impedirá el ingreso de patógenos o insectos.

Transcurrido a ese tiempo se procede a plantar en el sustrato que ya previamente hemos preparado y, por último, colocamos un riego ligero.

La otra forma de reproducirlas es mediante la polinización de la flor , que pronto producirá semillas, y luego de que lleguen a la etapa madura, se recolectan, secan por unos tres días en un lugar semi sombreado y seco, y finalmente se plantan en el sustrato ya humedecido, por lo general, a 1 cm de profundidad.

Se debe tener cuidado que al tapar el embrión, no se compacte la tierra por encima del mismo. Para esto, por lo general se utiliza fibra de coco o una capa de sustrato dispuesta de una forma que no impida la germinación. También debe vigilarse que no haya humedad o sequedad en exceso, pues las semillas se pudrirán.

La época más recomendada para la reproducción es en primavera, cuando las plantas tienen mayor actividad vegetativa.

Variedades de la Haworthia Truncata

Existen muchas variedades de esta suculenta, con diferentes colores textura y tamaño

El nombre científico como tal de esta planta es Haworthia Truncata Schönland, en homenaje al profesor Selman Scholand que la descubrió y documentó en el año 1910.

Pero esta planta, tiene otras variedades cuyos rasgos de color, forma y textura son diferentes. Entre ellas detacan la Haworthia truncata var. maughanii, por la peculiar forma de la hoja, más semejante a un tubo deforme que una hoja plana.

Por otra parte, también destaca la Haworthia truncata var. truncata, cuyos colores son parecidos a la que venimos describiendo al principio del artículo, pero en el ápice es rugoso, y no transparente. Normalmente tiene en esa zona una tonalidad más clara que el resto de la planta.

Así que, después de lo que le mostramos de la Haworthia Truncata, ¿le parece que esta  suculenta tiene un aspecto común o más bien raro pero atractivo? Seguro que dejará perplejos a muchos de sus conocidos cuando las vean.