La Haworthiopsis Coarctata fue la planta tipo con la cual el botánico Gordon Rowley creó este género

Haworthiopsis, tan impresionantes «como Haworthia»

Haworthiopsis es un género de plantas suculentas de origen africano, representado por especies de porte bajo, de variadas formas que van desde rosetas, estrellas y sin tallo, a hojas dispuestas de manera compacta y con tallo. Su uso es mayormente decorativo, destinado para espacios internos y pequeñas jardineras, protegidos del sol directo y el riego excesivo.

Actualmente se reconocen 18 especies de Haworthiopsis y 25 taxones infraespecíficos, o derivados de las primeras.

El género es nativo de África, donde 14 de las 18 especies son endémicas de la provincia de Cabo del Este, en Sudáfrica; y el resto se distribuyen en regiones de Namibia, Swazilandia, Mozambique y el sur y  sur oeste de Sudáfrica.

Taxonomía del género Haworthiopsis

De la Haworthiopsis Reinwardtii se han reconocido algunas variedades muy comercializadas en la a

El término ‘Haworthiopsis’ fue acuñado por el botánico inglés, Gordon Rowley, en 2013, como resultado de las evidencias de investigaciones moleculares sobre las relaciones a nivel genérico. En estas, se comprobó que la mayoría de las sub-especies agrupadas bajo el sub-género ‘Hexangulares’, no pertenecían al mismo grupo monofilético (o no descendían) de Haworthia.

Pero la historia taxonómica de este género data de 1753, cuando el botánico Carlos Lineo las agrupa junto a una gran cantidad de otras especies, en el género Aloe, dentro de la familia Asphodelaceae. Pero en 1809 Henri Duval, reagrupó aquellas plantas con flores diminutas, bilabiadas y blancas, en un nuevo género para ese entonces: Haworthia, en homenaje a Adrián Haworth, un botánico inglés, muy destacado por sus aportes a esta área y otras ramas de la ciencia

Sin embargo, en 1971, Martin Bayer, dividió el género Haworthia en tres subgéneros:  Haworthia,  Hexangulares y Robustipedundunculares.

El epíteto del nombre Haworthiopsis proviene de su antecesor ‘Haworthia (Haworthi)’, y ‘Opsis’ del lenguaje griego, que significa parecido o en apariencia. Por lo tanto la conjunción de estos dos, se puede entender «Como Haworthia», o «semejante a Haworthia».

Características del género Haworthiopsis

La Haworthiopsis Limifolia se destaca por su increíble textura rústica y belleza

Una de las principales características que podemos observar es su apariencia. Y es que la epidermis de la mayoría de estas plantas es más fuerte y gruesa que las del género Haworthia. Ello también las hace más resistentes a las sequías, plagas o la exposición solar.

Son plantas de hojas perennes, que varían enormemente unas de otras en cuanto a su forma, tamaño, color y hasta textura. Algunas especias crecen en forma de roseta con sus hojas en espiral, y otras, en estrella. Con la superficie de sus hojas lisas o rugosas, y un buen número de plantas tienden a producir protuberancias blancas (tubérculos) en la cara externa o interna de las hojas, que contrastan con el color de fondo y dan esa belleza particular a cada planta.

En algunas plantas, también observamos en el ápice que poseen ventanas semi traslúcidas, otras, puntas agudas o hasta protuberancias en forma de dientes. Unas especies no poseen tallo y otras sí. Algunas son de hábito solitario, mientras que la mayoría prefiere crecer en grupo y colonizar toda el área disponible.

Cuidados de las Haworthiopsis

Las Haworthiopsis por lo general crecen en su hábitat natural, en asociación con arbustos, rocallas o peñascos, para protegerse del sol directo durante varias horas del día. Esto permite que puedan vivir en espacios interiores en macetas o jardineras, pero expuestos a la luz solar filtrada o artificial, pero brillante, para que puedan realizar su proceso de fotosíntesis. Por ejemplo, en el alféizar de un edificio, una ventana, o un jardín de suculentas con malla de sombra.

El riego, por otra parte, es clave para mantener la buena salud de estas plantas. Debe ser moderado, aplicado una vez que se haya secado por completo el sustrato. No obstante, durante la temporada de invierno deben ser poco frecuentes y de menor cantidad. A veces, 1 o 2 veces por mes, ya que en esta temporada, sobre todo en países donde hay heladas, la evaporación del agua es menor y por ende la humedad excesiva favorece la proliferación de hongos y bacterias.

El sustrato ideal para estas suculentas, debe ser permeable como los que utilizan los cactus, pero con una proporción de sustrato orgánico, para suministrarle a las plantas los nutrientes que necesita.

Pueden fertilizarse, pero en muy poca cantidad y una vez por año, ya que el requerimiento de las Haworthiopsis es menor debido a su lento crecimiento y bajo porte.

En cuanto a sus enemigos, las suculentas son buscadas en el hábitat natural por grillos, tortugas, puercoespines y avestruz, como fuente de agua y alimento. Mientras que, en los ambientes interiores, es común que las plantas sean atacadas por cochinillas o pulgones, los cuales también advierten de una probable debilidad de la planta, sea por exceso o carencia de agua, desnutrición de la planta por falta de luz solar o brillante que active la fotosíntesis, o exceso de humedad ambiental.

Flores de las Haworthiopsis

Las flores son diminutas, por lo general de colores pálidos, en forma de campanas y bilabiadas

Las flores de este género de plantas, son diminutas y sin valor comercial. Son de colores pálidos como blanco con tendencia a rosado o verde a amarillo, generalmente con una vena verde o rosada en los tépalos (hojas de la flor).

Sus inflorescencias nacen de un largo y fino tallo desde el centro de la planta o de la base de las hojas. En su mayoría son flores en forma de campana, bilabiadas (es decir, que en la punta tienen forma de labios, uno diferente al otro), y suelen crecer en verano, aunque rara vez en otoño.

Reproducción de las Haworthiopis

La separación de compensaciones o hijuelos es la técnica de reproducción más utilizada

La reproducción de este género se realiza mayormente con la separación de sus compensaciones o hijuelos, así como también por medio de la germinación de semillas en primavera. Este último método suele tardar mucho tiempo, dado que el crecimiento y metabolismo de las mismas es lento.

Por otra parte, también suele reproducirse mediante esquejes, que con sencillas técnicas vuelven a enraizar, dando como origen una nueva planta. No obstante, a diferencia de las Haworthias, en las Haworthiopsis no suele ser exitosa la reproducción mediante esquejes de hojas.

En fin, en el género Haworthiopsis, podrá encontrar una variedad interesante de plantas que armonizarán con sus espacios internos o externos, solas o en compañía de otras suculentas, pero definitivamente nunca pasarán desapercibidas.