La Haworthiopsis Fasciata, también llamada Planta Cebra, es oriunda de Sudáfrica

Haworthiopsis Fasciata – Planta Cebra

Familia Asphodelaceae
Subfamilia Asphodeloideae
Género Haworthiopsis
Especie Fasciata

La Haworthiopsis Fasciata o como también se le llama, Planta Cebra, es una  suculenta ornamental nativa de la provincia de Cabo Oriental, Sudáfrica, cuyo cultivo se ha extendido en el mundo por su fácil cuidado y adaptabilidad, además de sus bondades para embellecer cualquier lugar.

Pertenece a la familia de los aloes, sus hojas son de color verde claro, triangulares, semi curvadas, puntiagudas al final, y dispuestas en forma de roseta. Su principal características es que en la parte exterior de sus hojas, tiene formaciones abultadas o tubérculos, de color blanco perlado, que semejan a las rayas de una cebra.

Sin embargo, muchas personas suelen confundir la Haworthiopsis Fasciata con la Haworthiopsis Attenuata, ya que esta tiene tubérculos blancos en la parte exterior de sus hojas, pero también en su parte interna. Mientras que en la Fasciata, es lisa y sin rayas en la cara interna de las hojas, como se detalla a continuación:

Haworthiopsis Attenuata
Haworthiopsis Attenuata
Haworthiopsis Fasciata
Haworthiopsis Fasciata

De hecho, a ambas plantas se les conoce comúnmente con el nombre de Planta Cebra.

Otra diferencia entre la Fasciata y la Attenuata, es que en la primera, el color verde de las hojas suele ser más claro y no tienen una forma tan recurvada y juntas unas con otras como la segunda.

Puede llegar a crecer hasta 18 cm de alto, por 15 de diámetro, siendo una planta de bajo porte y crecimiento lento. También, produce uno o dos tallos axiales, muy finos, que pueden llegar a medir hasta 40 cm, con diminutas inflorescencias blanquecinas con franjas verdes, en la época de verano.

Cuidados de la Haworthiopsis Fasciata

Como mencionamos a principio, la Planta Cebra, es una suculenta de fácil cuidado y adaptabilidad, sin embargo, requiere de ciertas condiciones mínimas similares a la de su hábitat para que pueda crecer sana y hermosa.

 

No posee enemigos naturales, sin embargo, por regla general, toda planta que se expone a condiciones adversas a la de su origen, se debilita, enferma y se convierte en blanco para las plagas y enfermedades. Por lo tanto siga estos sencillos consejos para tener éxito en su cultivo de suculentas.

Iluminación

La  planta crece en ambientes con luz solar filtrada o semi sombra,  entre las rocas, peñascos pedregosos y en asociación con otras plantas de mayor tamaño.

En ese sentido, a su Haworthiopsis Fasciata le irá bien si la establece en un lugar bien iluminado, pero oculta de los rayos directos del sol; como por ejemplo cerca de una ventana o alféizar, en una terraza techada o con malla umbráculo (aquellas que utilizan en los viveros).

No se preocupe si a su planta le llegan unas pocas horas del sol en la mañana o a final de la tarde, ya que a estas horas la intensidad de rayos UV que recibirá será menor a las de mediodía.

Temperatura

Su planta puede adaptarse a los días cálidos que se producen en verano, pero no tolera las heladas, por lo que es conveniente que su temperatura mínima esté entre 8 y 10 °C. Aunque hay registros de supervivencia de la Fasciata, que han llegado hasta los  -1 °C en muy cortos períodos de tiempo.

Humedad

La planta está expuesta a la humedad en la mayor parte del agua, pero debe compensarse con la temperatura y el tipo de sustrato

El clima en Cabo Oriental está caracterizado por lluvias moderadas en invierno y veranos soleados con vientos frescos que vienen de los océanos al sur de África. Esto quiere decir que durante gran parte del año está expuesta a humedad.

Sin embargo, ello debe ir acompañado de buena iluminación y temperaturas que favorezcan la evaporación, ya que una condición de humedad permanente hará que se reproduzcan bacterias y hongos que ataquen a la planta.

Riego

El riego, como en la mayoría de haworthiopsis, es moderado, siempre y cuando sea cuando el sustrato esté completamente seco.

Solo en la época de verano e invierno se debe disminuir la dosis y frecuencia de riego, debido a que en la primera, la planta experimenta  ralentización de sus funciones, por lo que consumirá menos agua. Y en el otro caso, sobre todo en lugares donde se dan las 4 estaciones, el frío impide la evaporación en el sustrato y con ello aumentan los riesgos de pudrición de raíces.

Sustrato y abonado

El sustrato debe poseer un importante porcentaje de arena granulada, para permitir el drenaje de agua

Los suelos donde nacen esta especie de plantas, son muy permeables y poco profundos. Esto impide que se formen encharcamientos en el suelo.

De esta forma, usted deberá escoger un tipo de sustrato, rico en materia orgánica, pero con mayor proporción de arena.

Esto también deberá ir mezclado con trozos muy pequeños de gravilla de río o piedra pómez, y turba rubia, lo que le dará una estructura ligera al suelo, y ello permitirá el crecimiento de raíces sanas sin que se encharque el agua.

Por otro lado, los requerimientos de fertilización son bajos, debido al crecimiento lento de la planta. No obstante, puede aplicar fertilizante diluido en el riego, una vez por año, en primavera. Para ello deberá seguir las recomendaciones del fabricante y no exceder las dosis.

Un aspecto importante de la planta es que con el tiempo va colonizando el espacio donde se encuentra plantada, lo que no es un problema cuando se encuentra en suelo directo. Pero en macetas, deben ser extraídos la mayoría de sus hijuelos, pues de lo contrario no permitirá el ingreso de agua y oxígeno al sustrato y sus nutrientes se acabarán pronto.

¿Cómo reproducir la Haworthiopsis Fasciata?

La reproducción más fácil es mediante las compensaciones de la planta

La más fácil y rápida forma de reproducir esta planta, es mediante la separación de sus hijos o compensaciones que van creciendo de la base del tallo.

La época ideal para hacerlo es en primavera u otoño, y solo cuando los hijuelos tengan varias hojas y estas sean más firmes.

Como en la mayoría de trasplantes en suculentas, se debe tener cuidado que tanto la planta madre como el hijo hayan cicatrizado,  por lo que al separarlos, debes dejarla al menos dos días al aire libre antes de sembrarlas. Esto con el fin de que en la herida se desarrolle un callo, que funciona como barrera ante diversos patógenos existentes en el suelo, que pudieran entrar y enfermarle.

Luego de este paso, usted podrá plantar en el sustrato antes indicado, compactar ligeramente el sustrato con la yema de sus dedos alrededor de la planta sembrada, y regar aproximadamente una semana después.

Ahora, ¿qué le ha parecido lo que ha aprendido de la Haworthiopsis Fasciata? ¿Verdad que es una planta fascinante, ideal para decorar cualquier espacio?